Nueva Partida de Risk en Juegos y Tablero

Posted: martes, 29 de diciembre de 2009

El pasado Domingo tuvimos una nueva partida del Risk Clásico, esta vez dominación global (dos participantes). La cosa estuvo buena, pero bastante lenta; la partida duró 4 horas. Y es que para jugar esta variante, parecerían necesarios los pactos y las negociaciones que se pudieran hacer entre los dos bandos.

Todo empezó con la distribución de los territorios, el acomodo de los ejércitos y el sorteo para decidir quién iba primero (algo que puede ser decisivo en el desarrollo de la partida). Mi buen amigo Andrés se fue adelante en turno y en tarjeta que le permitiría reclamar nuevos refuerzos primero que yo; claro, si no se colgaba en alguna terna. Este servidor cometió un error estratégico iniciando la partida, algo que más adelante costaría… y mucho.

Resulta que tenía una muy buena presencia en Norte América y Asia, casi todos los territorios dominados por mi estaban ligados, limitaban entre sí. Decidí unificar tropas y concentrarme en el primer continente mencionado, dejando el segundo con escasas fuerzas militares, ¿el motivo?... Parecía más fácil conquistarlo, después de todo Asia es muy grande, supuestamente difícil ganar y más aún controlar; por tener acceso desde casi todos los demás continentes. Este movimiento fue aprovechado por el enemigo y rápidamente se hizo de Australia, algo que le permitió irse adelante en reclamos por continente, haciéndose fuerte rápidamente e impidiendo que finalmente pudiera reclamar algo por tener a Norte América.


De ahí en delante todo fue cuestión de tiempo para que ganara quién reclamó siempre primero en todo y como nunca hubo un pacto de no agresión en algún límite continental, pues nunca logré hacerme lo suficientemente fuerte como para impedir la conquista de Asia y los continuos ataques desde éste continente y Europa. Salvo algunas ocasiones en que se lograba "picar" el continente que más le daba soldados por vuelta (obviamente Asia), era razón de algunos turnos más para la inminente extinción de mis pobres ejércitos.

No hay continente pequeño y la ambición te puede llevar a la desgracia. Si hubiera decidido irme por Australia, la partida hubiera tomado otro rumbo… tal vez, pues también debo reconocer que mi amigo resultó ser un excelente estratega… y un hombre frío; la forma como exterminó mis tropas es de alguien sin corazón… me vengaré…

0 comentarios:

Publicar un comentario

Contáctame desde este sitio


Tu Nombre
Tu Correo
Asunto
Mensaje

Se ha producido un error en este gadget.